viernes, 19 de septiembre de 2014

NADIE NOS SOLUCIONARÁ LA CRISIS


Las generaciones que actualmente andamos por aquí
no hemos conseguido sacudirnos AÚN
reflejos condicionados por la dictadura de Franco.

Sobre todo, el de esperarlo todo de PAPÁ ESTADO.               
Sin mucha reflexión, creemos todavía que los políticos desean sinceramente solucionar los problemas de la población, cuando es muy otro el orden de prioridades de los profesionales de la política. El primero de todos, conservar sus bienpagadísimos empleos.

Europa y todo el “occidente próspero” llevan ya varios años en crisis, pero en España la crisis es un vertiginoso pozo que parece no tener fondo, aunque nos parezca que está próximo el fin de la pesadilla.
La política contemporánea (y no sólo la estructura central, porque ya vemos lo que pasa con los administradores periféricos) recuerda demasiado aquella canción gallega: “Eu quería me casare, miña mae y non tengo roupa. Casa, miña filha, casa, que uma perna tapa outra”.

Estos señores están excesivamente ocupados en taparse vergüenzas propias y unos a los otros, como para atreverse a hablar con honestidad a la población.

NADIE VA A VENIR A RESOLVER NUESTRA CRISIS.
Ni los especuladores de bolsa
ni Angela Merkel,
ni el lucero del alba.

Nosotros tenemos que resolver la crisis.

martes, 16 de septiembre de 2014

DERECHOS DE VETERANOS

Cuando yo era niño, nuestros padres nos propinaban palizas propias de la Inquisición y no sólo no eran castigados, sino que los vecinos alababan “la energía del padre disciplina a su hijo”
Después, no sólo se ha convertido en delito dar un simple sopapo una madre a su hijo revoltoso, sino que consientes hasta a niños de 16 años que lleven a sus novias a follar en casa de sus padres.

El culto extremado a lo juvenil ha devenido en la sociedad española contemporánea en un desprecio total a todo aquel que se jubile. Desde las pensiones misérrimas, la desatención clamorosa de la SS y las dificultades institucionales a cada paso, hasta el tuteo indiscriminado, la conmiseración de jóvenes maleducados y el desprecio gubernamental..

En otras sociedades, ser viejo es motivo de respeto y veneración familiar.
EN LA COCIEDAD ESPAÑOLA ACTUAL, PARECE QUE SE DECRETARÁ PRONTO LA IMPOSICIÓN DE LA EUTANASIA A LOS 60 AÑOS, como en aquella pavorosa película “Soylant green”.